Reino de Alexandria
Se bienvenido las tierras de Alexandria!

Cuidado donde pisas... cuidado por donde andas... pues una trama oscura se cierne sobre este reino.

Para ingresar, debes ser mayor de 15 años.

Suerte...

Historia de Alexandría

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Historia de Alexandría

Mensaje por Lilium Haggart el Mar Jul 20, 2010 11:05 pm

Alexandría. Aquellas tierras que una vez supieron ser un imperio reinado bajo la paz y armonía. Tierras vastas, siempre verdes, prósperas. Toda aquella belleza y quietud, sólo escritas en los antiguos pergaminos. Hoy, alrededor de 2000 años después, los valles, las montañas, ríos y mares, todos se sumían en la división tripartita de poderes; y la antigua, excelsa Alexandría se recordaba en las viejas leyendas, nada mas, como un sueño profundo anhelante y nostálgico.

Nuestros días han cambiado luego de la Gran Rebelión. Crusnik el Magnánimo, derrotado en cuerpo y alma, ascendió a encontrarse con la Diosa de la vida. En nuestro mundo, quedó el comando de Lirien, la Jefa de los rebeldes, para procurar por el destino de todos en estas tierras. Mas las idas y venidas que el destino nos depara, ni las estrellas mismas pueden alterarlas. Y allí, la sangre de los antiguos reyes de Alexandría, los hijos de Crusnik, se alzó al trono una vez más, hasta nuestros días. Nikolai Yustacovich, nieto de Crusnik el Magnánimo e hijo Leeren el Valiente, se sienta en la silla dorada. Más esto no asegura la corona sobre su cabeza, ya que otras dos antiguas líneas de sangre reclaman el trono como propio:
La casa de Haggart, misteriosa, espiritual, pero siempre los aires sombríos colman sus ojos. Ellos, dicen las leyendas, son descendientes directos de los dioses, se hacen llamar los dioses corpóreos. Dirigen actualmente todos los ritos y santuarios del reino, mas se concentran en la región montañosa de Archerland, siendo este su mismísimo ducado. Algunos creen que estos sacerdotes han usado hasta la nigromancia en sus oscuros propósito, mas puede ser simple folclore.
La casa de Galbraith, sangre de valientes, guerreros, héroes y orgullosos. Descendientes directos de Lirien la Audaz (como su séquito la había nombrado), moradores y gobernantes de las tierras norteñas de Carlomen. Si bien allí la libertad y el libertinaje suelen ser confusos y enmarañados, no hallarás gente mas intrépida en Alexandría. Aunque, aparejado con todo ese poder y codicia, la injusticia también es moneda en estas desiertas tierras: esta región es la única que permiten la esclavitud. Y su sangre fría, calculadora, fiera se conoce muy bien en los cuatro vientos.
Ahora hay que hablar de nuestro actual Rey, Nikolai. Sus antepasados son bien conocidos y escritores de nuestra historia. Por generaciones, el Emperador Crusnik había gobernado con bondad y justicia a sus súbditos. La nobleza y honor es una característica que ningún Yustacovich ha perdido, ni siquiera en nuestros trémulos días. Pero no todo ha sido bueno y próspero para estos Reyes de Antaño. La Maldición que corre bajo el nombre es variada, única para cada Yustacovich, pero siempre terrible y desgraciada, ademas de una condena eterna que llegaba certera con cada generación. La obra de Kain estaba completa cuando maldijo a esta desdichada familia, que vio injusto los dones que la Gran Diosa había inculcado en cada gota de sus venas. Éstos aceptaron su maldición con gusto, tanto como a sus bendiciones.

Pero hablemos un poco de como hemos llegado a nuestros días, los días donde las conspiraciones y levantamientos son de extrañar - y no me parecería raro que esté sucediendo ahora mismo, mientras lees mis palabras - y las lealtades se dividen en los ducados y no se proclaman en el nombre del Rey. Lirien, al ser mas guerrera que política, no pudo contener este reino unido. Sus aventuras por conquistar las tierras del oeste permitieron que la corrupción y las mentiras puedan pasar con las puertas abiertas por la corte real. Era eminente que de un momento a otro, las cartas y el destino darían vuelta al único poder estable que quedaba: La religión. Los antiguos dioses, divididos en elementos, habían dejado de coexistir, al menos a nivel divino. Pocos eran los que hoy día aun manejaban estos poderes, y mucho mas débiles que los de antaño parecían.

Así que... esta es la tierra a la que llegaste, Forastero, ¿te atreves a ser "Alguien"... o te conformaras con continuar como "Nadie"?

avatar
Lilium Haggart
Duquesa de Archerland
Duquesa de Archerland

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.